Estás aquí
Home > General

Juan Rodríguez Cabrillo y el descubrimiento de California

Este artículo ha sido leído 11952 veces

5 minutos de lectura

La mayoría de expediciones españolas de colonización y conquista de Norteamérica se centraron en la zona sur, con el Golfo de México y la Florida, y la costa este. Se destinaron muchos hombres y recursos a la colonización de dichos puntos principalmente por su valor estratégico militar, desde ahí se protegía el acceso a las islas Antillas y las flotas que pasaban que iban y venían. Pero pasados los años la costa del Océano Pacífico, llamado Mar del Sur por aquel entonces, fue subiendo su valor y se empezaron a enviar expediciones de exploración y población.

Pedro de Alvarado encargado de la expedición

En 1541 el gran conquistador Pedro de Alvarado, que participó en la conquista de México, en la de Centroamérica y también lo intentó con el Perú, y que en en ese momento era gobernador de Guatemala, firmó dos capitulaciones con la corona española que le capacitaban para realizar una navegación por la costa de Nueva España hacia el norte para buscar el paso al Atlántico pero esta vez desde el otro lado, es decir, de oeste a este. Y otra navegación hacia la isla de las Especias, es decir, Asia, y encontrar el tornaviaje, la ruta de retorno a Nueva España.

“Primeramente, vos damos liçencia, poder y facultad para que por Nos e en nuestro nonbre, y de la Corona Real de Castilla, podais descubrir, poblar y conquistar cualesquier yslas que ay en la mar del Sur de la Nueva España, questá en su paraje, y todas las demás que hallardes hazia el poniente della no siendo en el paraje de las tierras en que oy ay proveídos gobernadores. Y ansímismo vos damos la liçencia y facultad para que podais descubrir cualquier parte de tierra firme que hallardes por la dicha costa del Sur hazia el poniente que no se aya hasta agora descubierto ni entre en los límites y paraje norte – sur de la tierra questá dada en gobernación a otras personas”.

Organizó una gran expedición con 11 embarcaciones y unos 800 hombres que partió de Acajutla en las costas de El Salvador y tomó rumbo hacia el norte. A llegar al puerto de la Purificación en Jalisco (Nueva España) se detuvieron para hacer aguada, recoger bastimentos y más soldados. Allí fue a recibirle el virrey de la Nueva España, don Antonio de Mendoza, y a pedirle ayuda por unos problemas que habían surgido con los indígenas en Nueva Galicia. Se había producido una rebelión conocida como la Guerra del Mixtón que fue durísima para los españoles. El virrey le pidió que interviniese para sofocarla. Realizaron un par de incursiones contra los indígenas pero fueron rechazados. En una de esas retiradas mientras cabalgaban por un cerro un caballo de un compañero se encabritó y cayó por la pendiente arrastrando con él a Alvarado que quedó tan mal herido que murió a los pocos días.

Rodríguez Cabrillo nuevo capitán de la expedición a California

A pesar de la muerte de Alvarado el virrey Mendoza, que era parte de la expedición, continuó adelante con los planes de la misma comisionando al capitán Rodríguez Cabrillo como comandante de la expedición, algo reducida ahora, asignándole dos buques. Los objetivos siguieron siendo los mismos: encontrar de una vez la mítica ciudad de Cíbola, que se pensaba que estaría más al norte, y buscar el estrecho de Anián, que se supone que unía el Mar del Sur (Océano Pacífico) con el Océano Atlántico y permitiría una mejor navegación entre Europa y Asia, el viejo sueño de Cristóbal Colón.

Ruta de Rodríguez de Cabrillo descubriendo California
Click para ampliar

La expedición partió el 27 de junio de 1542 del puerto de Navidad (Jalisco). En ella iban marineros, soldados, indios, esclavos africanos, un sacerdote, alimentos para dos años, animales en pie y mercancías. Cabrillo comandaba desde el navío San Salvador, la nave capitana.

Descubrimiento de California

El 3 de julio, tan solo una semana después, enfilaron la costa sur de la península de Baja California. Siempre con rumbo norte fueron costeando y descubrieron la bahía de Magdalena y la isla de Cedros. A mediados de septiembre y tras una tranquila navegación llegaron al actual puerto de Ensenada al que nombran San Mateo y a finales de mes llegan a la que llamaría Bahía de San Miguel que es la actual  Bahía de San Diego. Esta fue la primera vez que un europeo entraba en el actual territorio de la California norteamericana.

De todos estos puntos recogían buena nota en sus cartas marítimas y los mapas geográficos que iban levantando. En la primera semana de octubre recorren la actual costa de Los Angeles y llegan hasta Santa Bárbara y alcanzan punta Concepción. En este lugar se levantaron unos vientos tan fuertes que tuvieron que retroceder a la isla de San Miguel en donde se refugiaron esperando que el temporal cesase. Finalmente a principios de noviembre continuaron su ruta norte llegando hasta la actual bahía de Monterey o bahía de Pinos.

Monumento en San Diego a Rodríguez de Cabrillo
Monumento en San Diego a Rodríguez  Cabrillo

Muerte de Rodríguez Cabrillo

El temporal volvió y decidieron regresar al abrigo de la isla de San Miguel, en donde permanecieron varios meses esperando a que pasase el invierno.  Juan Rodríguez Cabrillo muere el 3 de enero de 1543 en esta isla en una escaramuza con los nativos isleños y fue enterrado en la isla Santa Catalina.

Bartolomé Ferrelo nuevo capitán llega hasta el actual Oregón

Tomó el mando Bartolomé Ferrelo en el mes de febrero y a mediados de mes, ya habiendo pasado los temporales invernales, e incansables siguieron navegando hacia el norte. Llegaron hasta el cabo Mendocino ya muy cerca del actual estado de Oregón y en el mes de abril decidieron regresar a Nueva España tocando puerto en Navidad el 14 de abril de 1543.

La expedición, desde el punto de vista geográfico, había sido un éxito, gracias a ella se amplió y mucho el conocimiento sobre lo que había más allá de la península de Baja California, recorriendo y descubriendo varios miles de kilómetros de costa. Pero desde el punto de vista económico, de la rentabilidad, fue un auténtico fracaso ya que no se pudo comprobar la existencia de Cíbola ni de ninguna riqueza realmente interesante.  Y tampoco se pudo encontrar el paso desde el Mar del Sur hasta el Atlántico. Se había avanzado, sí, pero no mucho.



Rating: 9.1/10. From 8 votes.
Please wait...

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

Top