Estás aquí
Home > Actualidad

Nueva novela recuerda la contribución indígena a la conquista de México

Este artículo ha sido leído 4025 veces

4 minutos de lectura

novela[1]

Fuente: http://goo.gl/AiPJXu

Saliendo al paso de la historiografía de obediencia política, “Una cruz de jade para Cortés”, el último libro sobre la conquista de México, a principios del siglo XVI, aborda una realidad incomoda en el país americano pero progresivamente asumida, sin tabúes, por su intelectualidad: el español Hernán Cortés (1485-1547) no hubiera podido apoderarse de México con sus propias fuerzas militares. Le ayudaron los pueblos precolombinos tiranizados por el imperio azteca, y una aristócrata indígena tenida como traidora en el acervo cultural de muchos mexicanos desde los tiempos de la independencia de España: la Malinche, doña Marina, asesora y amante de Cortés, personaje central de la novela Una cruz de jade para Cortés (Éride Ediciones), segunda obra de José Luis Pérez Regueira, escrita sin apenas concesiones a la ficción, apegada a los hechos.

El libro es el resultado de cinco años de investigación sobre el choque entre mundo mesoamericano y los invasores europeos, y coincide con la inauguración en Madrid de la exposición internacional Crónicas de la conquista. La ruta de Hernán Cortés. El objetivo principal, según sus organizadores, es presentar un relato de los acontecimientos históricos que tuvieron lugar a partir de 1519, el momento de la llegada de Hernán Cortés al territorio mexicano “y mostrar los procesos de identificación antropológica por cada parte o cultura, y las formas de contacto bélico implícitas en el proceso de la guerra de Conquista”. El hispanista Hugh Thomas y Joseph Pérez, reciente premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, supervisaron las tareas de montaje de la exposición.

‘Hernán Cortés fue maquiavélico, pero fundó y alentó el mestizaje’

“La conquista tiene lugar durante una guerra civil contra los aztecas en el México de la época, que los españoles aprovecharon. También lo hizo Pizarro cuando conquista Perú aprovechándose de la división entre los incas”, explicó el autor de la novela durante la presentación de una obra de aventuras y batallas, pero también de intriga política, que explica las circunstancias de la epopeya y el porqué de la conversión de la indígena azteca en la principal consejera de los guerreros blancos. “A nadie se le ocurre pensar que Cortés, con 600 hombres, 20 caballos y 16 arcabuces podía conquistar el imperio de Moctezuma. Lo hace con 6.000 tlascaltecas y 5.000 totonacas detrás, que son quienes entran en Tenochtitlan, la capital del imperio”.

Preparando el libro, reviviendo la ruta de la leyenda, el escritor y periodista fue testigo, en el norte del Veracruz, en Tajín, de como un guía totonaca puso a prueba a una familia mexicana al preguntarles si consideraban una traidora a La Malinche, cuyo nombre original en náhuatl fue Malinalli. El guía se respondió a si mismo subrayando que todo lo contrario: una defensora de la libertad de sus antepasados totonacas, tlascaltecas, otomíes y otros pueblos bajo la dominación azteca. El destino permitió a Doña Marina la venganza contra el emperador Moctezuma, a quien odiaba por ser el causante de su orfandad, exilio y esclavitud. Su encuentro con los extranjeros capitaneados por el extremeño que acabó con la dinastía mexicana habría de ser providencial en el diseño de las alianzas de Hernán Cortes con los diferentes pueblos mexicas enfrentados a Moctezuma.

“Doña Marina pone a Cortés en guardia al informarle de que se va a encontrar con un imperio que adora a sus dioses y que, por tanto, se tiene que comportar de manera que lo crean a él un dios invencible”. Enamorada del español, le dará un hijo, el primer mestizo de la nueva España, Martín Cortés de Huilotlan. Pérez Regueira piensa que el conquistador fue brillante político y estratega, y uno de los mejores generales que ha tenido España, que debiera enaltecerlo, al igual que México debe evitar la falsificación de la historia de un hombre suficientemente polémico por la dimensión, trascendencia y características de legado. Un grupo de activistas impidió en 1947 que el Congreso de México incorporase en su entrada un placa conmemorativa de Hernán Cortes, previamente aprobada por mayoría parlamentaria.

“De la conquista de México nacimos todos nosotros, indo-hispanoamericanos, mestizos”, escribió el fallecido escritor mexicano Carlos Fuentes. Los restos del español reposan en la capilla del Hospital de Jesús de la capital mexicana, casi escondidos. Durante un viaje oficial a México el rey Juan Carlos fue a visitarlos en taxi. Apasionado de América Latina, el autor dice que los expedicionarios españoles salieron de España para conquistar y hacer fortuna pero ya no quisieron volver. “América conquistó a los conquistadores, que la convirtieron en la Nueva España”. Sintiéndose injustamente relegado, el conquistador regresó a España en 1540 y murió pobremente en Castilleja de la Cuesta cerca de Sevilla, siete años después.

Rating: 8.5/10. From 6 votes.
Please wait...

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

Comments are closed.

Top