Estás aquí
Home > Actualidad

Hernán Cortés, enjuiciado en 1921

¡Compartir!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este artículo ha sido leído 14571 veces

5 minutos de lectura

Curiosa noticia que encontré hace unos dí­as sobre un juicio al que se sometió a Hernán Cortés en el cabildo de la ciudad mexicana de Guadalajara en el año 1921.

Cargos que el Ayuntamiento de Guadalajara hizo contra el conquistador español de México en 1921 y la respuesta que dio el periódico Excélsior.

El Ayuntamiento de Guadalajara, Jalisco, fundamentó en 1921 su oposición a un monumento para Hernán Cortés, proyectado en la Ciudad de México por la Unión de Ayuntamientos Mexicanos, en siete cargos concretos contra el conquistador español. Por este motivo, el cabildo tapatí­o fue objeto de ataques por parte de un sector de la prensa capitalina, especialmente del periódico Excélsior.

Con este monumento, que finalmente no se hizo, se buscaba honrar la memoria de Cortés al cumplirse el Cuarto Centenario de la toma de Tenochtitlan, la capital azteca, el 13 de agosto de 1521.

Los siete cargos presentados contra Cortés por el Ayuntamiento de Guadalajara

El dictamen oficial del Ayuntamiento tapatí­o, aprobado por unanimidad el 5 de mayo de 1921, contiene siete acusaciones contra el conquistador, cuyo texto es el siguiente:

  1. El acto inhumano e injustificado de mandar mutilar de ambas manos a 50 mercaderes tlaxcaltecas, so pretexto de espionaje que nadie pudo comprobarles.
  2. La feroz y alevosa matanza de más de tres mil individuos en Cholallán, y el pillaje e incendio de esa población indefensa.
  3. La perfidia inaudita empleada para con el monarca Motechuzoma Xocoyotzin, y el asesinato perpetrado en éste antes de la evacuación de Tenochtitlan, en la memorable Noche Triste.
  4. El suplicio de Coauhpopoca, señor de Coyohuacán, el del hijo de aquél, y el de otros 15 nobles a quienes hizo quemar vivos por haber dado muerte a unos soldados españoles, obedeciendo para ello órdenes de Motechuzoma y con estricta sujeción a las leyes del imperio.
  5. El tormento de fuego que por insaciable ambición de oro en Cortés y sus guerreros, mandó aplicar aquél a los desventurados monarcas Cuauhtemotzin y Tetlepanquetzal, porque no quisieron ni pudieron entregar los restos del tesoro de la monarquí­a azteca.
  6. El infame ahorcamiento de dichos soberanos y el rey de Acolhuacan, en unas ceibas de la comarca de Izancanac, y
  7. El uxoricidio infame perpetrado por Cortés en 1522, en Coyoacán, en la persona de su esposa legí­tima, doña Catalina Juárez Marcaida, con objeto de quedar libre para contraer nuevas nupcias con una señora de la principal nobleza española.

En otras palabras, el Ayuntamiento concluyó que no procedí­a erigir un monumento a un sádico asesino, traidor, codicioso y ladrón.

Airadas reacciones en la Ciudad de México. El ataque del periódico Excélsior

La posición asumida por el cabildo tapatí­o desató airados ataques en su contra en la capital del paí­s, entre los que destacó el editorial publicado por el periódico Excelsior el 10 de mayo de 1921, que bajo el tí­tulo “La propuesta de Huichilobos” (así­ llamaban los primeros frailes y conquistadores españoles al dios Huitzilopóchtli), acusó al gobierno local de “querer mantener vivos y perennes, con el celo de una vestal, los rencores de 1521“.

Sostuvo que don Hernán Cortés construyó la actual nacionalidad mexicana y que “nuestra organización como pueblo se caracteriza más, para fortuna nuestra, por los elementos civilizadores de España, que el Gran Conquistador aportó, que por los residuos de barbarie indí­gena que nos quedan, y que el progreso hará desaparecer totalmente para sepultarlos en los museos de antigüedades históricas“.

Luego, el mismo editorial se pregunta “si los señores muní­cipes tapatí­os prefieren la escritura jeroglí­fica y los dialectos indí­genas, inarmónicos y pobres, al habla de Castilla, sonora y limpia como una campana de plata, así­ como los sacrificios humanos y la bárbara esclavitud en la que se encontraban los pueblos de Anáhuac antes de la conquista; si sus oí­dos se regalarán más con el teponaxtle y la chirimí­a, que con la música de las Vitorias, Salinas y Guerreros”, y que quizás “el muy ilustre Ayuntamiento a que nos referimos eleve su emoción hasta el éxtasis ante una de aquellas pinturas deformes que solí­an ejecutar los artistas del Imperio Mexica, y desprecie olí­mpicamente los lienzos de Velázquez y Murillo, del Greco y de Ribera… Todo puede suponerse, después de sus palabras en que duda que Cortés haya sido realmente civilizador”.

La respuesta de la Gaceta Municipal al editorial de Excélsior

Con el mismo tono sarcástico, la Gaceta Municipal de Guadalajara, dirigida por el historiador Luis M. Rivera, respondió en su edición del 15 de mayo al editorial de Excélsior señalando, entre otras cosas, que “no creemos en el sí­mbolo de la fusión de las dos razas, aborigen y blanca, sintetizado en la unión de don Hernando Cortés y La Malinche“, pero que si tal fuera el caso, el monumento proyectado para el conquistador deberí­a erigirse a su teniente Hernández Puertocarrero, ya que éste fue el primero que estuvo unido a La Malinche, “varios meses antes de que Cortés se la quitara para simbolizar con ella la fusión de las razas y echar los cimientos de nuestra nacionalidad”.

Sostiene asimismo que los actos reprobables de Cortés no pueden quedar opacados por el brillo oropolezco de sus buenas cualidades guerreras, ni por las polí­ticas de que dio a veces pruebas, “porque esos actos, aun juzgados con el criterio dominante hace cuatro siglos, son crí­menes atroces que debieron haberlo conducido a la horca y a la hoguera”, y si logró escapar de una y otra, agrega, no se debió al fallo absolutorio de un tribunal competente y justo, sino a que Carlos V mandó dar carpetazo a las acusaciones, tanto para premiar a quien gratuitamente le habí­a donado el imperio más rico y extenso del Nuevo Mundo, como por no desprestigiar a España.

Tal era el tono de la polémica suscitada hace 90 años, al recordarse el Cuarto Centenario de la Conquista de México.

 

Rating: 8.3/10. From 15 votes.
Please wait...

¡Compartir!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

5 thoughts on “Hernán Cortés, enjuiciado en 1921

  1. Esto solo demuestra cómo en México hemos perdido el tiempo en discusiones bizantinas sobre el pasado y no nos hemos preocupado por fojarnos un futuro… en Períº tienen monumentos a Pizarro, que quizá fue mucho peor a Cortés y a Atahualpa, y nadie dice nada, en EUA hay monumentos a Lincoln y al General Lee y nadie tumba las estatuas de éste por decir que los confederados eran racistas; lo que es peor, aquí­ hasta el polí­tico o intelectual más rubio y de ojos azules ha jugado a hacerse el indí­gena y a detestar a lo español; no cabe duda que tienen razón aquellos que dicen que México es el paí­s surrealista por excelencia, por no decir absurdo

    Rating: 3.7/10. From 3 votes.
    Please wait...
  2. me encanto tu web tiene basta informacion cultural ojala y hubiera muchisimas web utiles en la web. respecto a la nota del post pienso que cortes al igual que Cuahutemoc Moctezuma y demas personajes de la historia Mexicana merece ser considerado un mexicano mas, asi de simple Mexicano, y dejar de pensar en que somos aztecas o mayas somos mexicanos y punto lamentablemente en México se piensa de forma distinta.

    Rating: 5.0/10. From 2 votes.
    Please wait...
  3. Tu página web me parece sumamente interesante, si bien toca temas todavía a discutir. Creo que si hay algo de lo que me siento orgulloso de mi país es el hecho de que no tenemos estatuas de conquistadores. Me parece que aunque personajes como Hernán Cortés, Francisco Pizarro y Jiménez de Quezada fueron piezas fundamentales en la creación de las naciones latinoamericanas, no fueron movidos ni por la benevolencia ni por el respeto a las naciones a las que sojuzgaran, sino simplemente por ansias de gloria, codicia y anhelos de poder. En el caso específico de Cortés, si bien podemos reconocer en él astucia, determinación y una gran capacidad manipuladora, no podemos ignorar su crueldad y ambición desmedida. Comparado con Cuauhtemoc, joven y valeroso príncipe indígena, quien arriesgó todo en defensa de su pueblo, Hernán Cortés resulta indigno de homenajes.
    Los comentarios del periódico excelsior no me sorprenden, pues reflejan el pensamiento racista antirrevolucionario de los años 20s. Los que si me sorprenden son los comentarios de los lectores de la página, pues aparecen actitudes de las que quisiéramos habernos desembarazado. Ser mexicano no significa que dejemos de tener alguna pertenencia étnica. Se puede ser mexicano y al mismo tiempo sentirse náhuatl (que no azteca), maya, zapoteca o tarasco. La historia nos ha impuesto el castellano como lengua oficial, pero eso no significa que nuestras lenguas indígenas sean inferiores al castellano o que sean simples dialectos.
    En fin, me parece importante estudiar y reflexionar sobre personajes como Hernán Cortés, pues explican la modernidad de nuestros países. Sin embargo, erigirles estatuas me parece inadmisible.
    Saludos

    Rating: 10.0/10. From 2 votes.
    Please wait...
    1. Bueno, hablar de Cuauhtemoc como la octava maravilla y denostar a los conquistadores españoles me parece injusto sobre todo hablando de la creación de la gran nación que es México. Ambas partes formaron parte de dicha formación y yo creo que ambos se lo merecen. Los mexicas 150 años antes eran extranjeros en esas tierras recién llegados del sur de los actuales EEUU. ¿Por qué la sangre española sí es extranjera cuando estuvo allí más de 300 años y la mexica no cuando solo llevaba 150 años? Pues eso, injusticias y malas formas de medir las cosas de los indigenistas (que no indígenas) y los leyenderos. Saludos

      Rating: 10.0/10. From 1 vote.
      Please wait...
      1. En realidad los mexica era un grupo hablante de la lengua náhuatl, originario de Aztatlan, en la isla de Mexicaltzinco, en el actual estado de Nayarit. El idioma náhuatl tan solo se habló en Mesoamérica, por lo que no podemos considerar a los mexica o a sus ancestros aztateca como extranjeros. Los aztateca (a los que Humboldt llamó aztecas) habitaban en Nayarit al menos desde el año 850 D.C. Fue un grupo de ellos quienes abandonaron su territorio el año 1100 y alcanzaron el Valle de México alrededor de 1290.
        A diferencia de los conquistadores españoles, los mexica trataron de restaurar los imperios tolteca y teotihuacano, de acuerdo a los ideales de la cultura náhuatl. Entre los mexica y sus predecesores vemos una continuidad cultural. Como consecuencia de la unificación de gran parte de Mesoamérica, vemos en la época mexica un incremento de la densidad de población, un aumento en las dimensiones de las ciudades y una intensificación de los intercambios comerciales.
        Finalmente, quisiera apuntar que si efectuamos una comparación de orden moral, encontraremos que Cuauhtemoc era un joven educado, idealista en el cual no podemos ver rasgos de codicia, manipulación, crueldad o lujuria, como los que podemos fácilmente distinguir en Hernán Cortés. Recordemos que Cortés fue el principal sospechoso de la muerte de su legítima esposa, así como el que sus fornicaciones nunca fueron un secreto. Fue la codicia lo que empujo a Cortés a destruir la ciudad de México y a torturar con saña al heroico Cuauhtemoc.
        Saludos cordiales

        Rating: 7.0/10. From 3 votes.
        Please wait...

Comments are closed.

Top