Arresto de Moctezuma en su propio palacio

Este artículo ha sido leído 2989 veces

Los soldados españoles ya llevaban varios dí­as alojados en el palacio del padre de Moctezuma sin hacer prácticamente nada. Esta calma y tranquilidad les traí­a malos presagios. Pudieron ver que a pesar del buen ambiente existente con el emperador azteca un cambio de opinión de éste podrí­a terminar con ellos casi sin esfuerzo, estaban encerrados dentro de su palacio a su merced y con una sola orden podí­a lanzar contra a ellos a miles de soldados aztecas y ahí dar punto final a la conquista de México.

Trasladaron estas inquietudes a Cortés, que les dio toda la razón pero les recordó que su misión era esperar a que Moctezuma pací­ficamente aceptase la autoridad del rey y la religión católica, razón principal por la que se encontraban allí­.

Los capitanes de Cortés, impulsivos y acostumbrados más al uso de la violencia que de la diplomacia, le propusieron detener a Moctezuma y utilizarlo como escudo humano ante un probable ataque azteca. Cortés no rechazó el plan pero les invitó a esperar un poco más para ver cómo se iban desarrollando los acontecimientos.

Moctezuma es arrestado acusado de la muerte de un alguacil español en Cempoala

Un par de dí­as después llegó la escusa perfecta para la ejecución de ese plan: una carta recibida de Veracruz detallaba el asesinato por parte de un ejército azteca del alguacil mayor Juan de Escalante, de seis soldados y de un gran número de indios totonacas. El enfrentamiento fue provocado porque los recaudadores mexicas exigieron en una ciudad cercana el pago de tributo y un número indeterminado de jóvenes para su sacrificio pero los lugareños respondieron que el emperador les habí­a retirado dichos tributos y no tení­an derecho a exigí­rselo. Los españoles de Veracruz fueron a auxiliar a sus aliados con el trágico fin ya relatado.

Tomada la decisión de detener a Moctezuma pasaron gran parte de la noche previa rezando y pidiendo ayuda divina. Al amanecer Cortés y cinco de sus capitanes (Pedro de Alvarado, Gonzalo de Sandoval, Juan Velázquez de León, Francisco de Lugo y Alonso de Ávila) junto a sus dos traductores partieron armados al palacio del emperador. Normalmente llevaban las armas por lo que éste hecho no llamó la atención de nadie. Moctezuma tan sólo de ver el semblante de los españoles  se dio cuenta de que algo grave ocurrí­a. Cortés, por mediación de doña Marina, le narró los terribles hechos ocurridos en Cempoala y le pidió explicaciones por haber mandado atacar a unos aliados suyos. Y que por ello se lo llevaba al palacio de su padre en donde los soldados le guardarí­an. Moctezuma gritó que él nunca habí­a mandado tal cosa y que inmediatamente enviarí­a unos capitanes para averiguar qué habí­a ocurrido exactamente. Se negó en redondo a ir junto a los españoles a su palacio pero tras hablar con doña Marina y comprobar que iban a ejecutar la detención de todas maneras accedió a marchar con ellos.

Moctezuma prisionero en su propio palacio

En el palacio no le faltó de nada al emperador, podí­a recibir visitas de sus súbditos y era atendido por sus criados y mujeres sin ningún problema ni oposición. Pero aún así­ los ánimos en la gran ciudad mexica se estaban exaltando. Esta maniobra de los extranjeros no habí­a gustado nada a muchos militares y familiares del emperador. En sus visitas le proponí­an acabar con los españoles y así­ liberarle, pero para calmar los ánimos les dijo que él estaba allí­ por su propia voluntad y que no habí­a nada malo en ello. Lo peor que le podí­a ocurrir era que se produjesen alborotos y levantamientos en Tenochtitlan en esos momentos, habí­a que mantener la calma y ver a dónde iba a parar todo aquello.

Reacción mexica a la detención

En el norte del gran lago de Texcoco varios caciques, entre ellos un sobrino de Moctezuma, se reunieron para saber qué hacer ante la pasividad del emperador con los españoles. Según ellos se habí­a dejado capturar y actuaba como si le hubiesen hipnotizado dando siempre la razón a los extraños y accediendo a casi todas sus peticiones. El sobrino, llamado Cacamatzin, era el más belicoso, querí­a matar a los españoles y hacerse con el poder de Tenochtitlán pasando por encima de su propio tí­o. Esta radicalidad fue lo que hizo ser más prudentes a los demás caciques, por aquello de no meter la pata. Todas estas noticias llegaron a oí­dos de Moctezuma que ordenó detener a los rebeldes y llevarlos a su presencia.

Moctezuma y sus caciques juran lealtad al rey Carlos I de España

Una vez pacificados los rebeldes Cortés le exigió a Moctezuma que reuniese a todos los caciques de sus reinos y en una magna ceremonia rindiesen pleitesí­a y obediencia al gran emperador Carlos V de Alemania consiguiendo así­ tenerles bajo su disciplina. Moctezuma les conveció argumentando que esta era la voluntad de los dioses que ya habí­an avisado que en esa época y procedentes de donde nace el sol llegarí­an otros hombres para tomar el poder de los mexicanos y que ante esto poco se podí­a hacer. De esta manera tanto sus caciques como él pasaron a pagar tributo al emperador español marcándose gran cantidad de oro, joyas y otros objetos de valor.

Eso sí­, el tema religioso ya era harina de otro costal. Cortés rodeado por sus capitanes le exigió a Moctezuma que retirase sus í­dolos del templo mayor y dejase colocar allí­ una cruz y una imagen de la virgen a lo que el emperador, muy afligido porque sabí­a que este tema era muy sensible, le respondió que lo consultarí­a con sus caciques y sus sacerdotes, cosa que hizo y, como era de esperar, obtuvo respuesta negativa, es más, fue la gota que colmó el vaso de la paciencia mexica, que a partir de aquí­ comenzó a prepararse para atacar a los extranjeros y así evitar la conquista del imperio azteca.

GD Star Rating
loading...
Arresto de Moctezuma en su propio palacio, 8.6 out of 10 based on 5 ratings

Artículos que te pueden resultar de interés

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

2 thoughts on “Arresto de Moctezuma en su propio palacio

  1. Genial blog, yo también conozco México. Saludos y visitaré tu blog con más asiduidad.
    Saludos desde Madrid

  2. Muchas gracias Juan por tus palabras. Espero que vengas mucho por aquí­ y que participes mucho también.

    Saludos también desde Madrid.

Comments are closed.