La guerra de sucesión castellana (1475-1480)


15 septiembre 2009
Etiquetas:



El 10 de mayo de 1475 el ejército portugués entró en Plasencia al mando de su rey con catorce mil infantes y cinco mil setecientos jinetes. Allí­ le esperaba la sobrina de Isabel, Juana de Trastámara, de trece años de edad, que fue proclamada reina de Castilla y de León y casi en el mismo dí­a se casarí­a con su tí­o Alfonso V el Africano (viudo de 43 años), rey de Portugal, obteniendo también el tí­tulo de rey de Castilla y de León.

Alfonso V de Portugal "el africano"

Alfonso V de Portugal "el africano"

Todas estas ceremonias e invasiones militares eran la respuesta de Juana a Isabel, autoproclamada reina de Castilla el año anterior al fallecer Enrique IV.

Evidentemente, esta situación habí­a que resolverla de alguna manera y fue mediante una guerra de marcado carácter internacional en la que intervinieron activamente Castilla, Aragón, Portugal y Francia, distribuyéndose en dos bandos contendientes:

- Apoyando a Juana: Portugal, Francia y parte de la nobleza castellana: Arzobispo de Toledo, la familia Estúñiga, el Marqués de Villena, el marqués de Cádiz y el maestre de la Orden de Calatrava.
- Apoyando a Isabel: Aragón y parte de la nobleza castellana: familia de Mendoza, la familia Manrique de Lara, el duque de Medina Sidonia, el ex valido Beltrán de la Cueva, la Orden de Santiago y la Orden de Calatrava excepto su maestre.

Las ciudades más importantes que apoyaron a Juana fueron Arévalo, Burgos, Toro, Zamora y Ciudad Real. Si bien tener el apoyo de la ciudad no significaba que el castillo o fortaleza lo hiciese también, era el dueño del mismo el que lo decidí­a, es decir, el noble. Estos apoyos fueron muy inferiores a los que Alfonso esperaba, por lo que desistió de internarse demasiado en Castilla, plan inicial en el que buscaba enlazar con las tropas francesas que se supone que Luis XI de Francia le iba a enviar a través de Navarra y con las que conectarí­a en Burgos, plaza asegurada por el noble Iñigo de Zúñiga. Esas tropas nunca llegaron al ser frenadas en su avance en Fuenterrabí­a (actual Hondarribia), ciudad sitiada hasta en tres ocasiones y que no consiguieron sojuzgar. Alfonso de Portugal prefirió quedarse reforzando sus posiciones en las zonas cercanas a su reino. Para muchos historiadores esta indecisión y algunas otras más que ocurrieron a lo largo del conflicto resultaron decisivas para que finalmente fuera Fernando de Aragón el que obtuviese la victoria para su reina y señora, mucho más joven y decidido que su rival.

Las tropas isabelinas se concentraron en Tordesillas desde donde marcharon hacia la ciudad zamorana de Toro para salvar el castillo de esta ciudad, fiel a Isabel, buscando el combate con los portugueses, pero finalmente se retiraron al no disponer de la artillerí­a ni la maquinarí­a de guerra precisa para vencerlos. Más tarde contraatacaron tomando Trujillo y ocupando otros importantes territorios pertenecientes a las í“rdenes Militares. En enero de 1476 también cayó Burgos.

Fernando de Aragón, rey de Sicilia

Fernando de Aragón, rey de Sicilia

En febrero del mismo año se produjo la decisiva batalla de Toro en la que, si bien no hubo un claro vencedor militar, el bando isabelino salió polí­ticamente victorioso al producirse una retirada casi masiva de las tropas portuguesas a su paí­s dejando a Juana abandonada y con tan sólo el apoyo de diversos nobles y ciudades.  Estos últimos núcleos de resistencia fueron derrotados a lo largo de los años siguientes, consolidando así­ Isabel y Fernando su poder en todo el territorio de Castilla. Este fue el fin del poder militar de la nobleza, si bien en el orden económico y social continuaron gozando de gran poder e influencia.

El otro escenario de la guerra fueron las islas y las costas africanas atlánticas, donde las naves castellanas y portuguesas se disputaron las rutas comerciales que traficaban con el oro y los esclavos de Guinea y la soberaní­a sobre esos archipiélagos.

Esta guerra terminó con el Tratado de Alcaí§ovas a partir del cual Isabel y Fernando fueron  reconocidos como reyes castellanos y se entregaron a Portugal las posesiones atlánticas a excepción de las Islas Canarias, algunas de cuyas islas aún quedaban por conquistar. La princesa Juana renunciaba a todos sus tí­tulos castellanos y a ser recluida en un convento o a casarse con el heredero de los reyes, el prí­ncipe Juan, recién nacido durante el conflicto. Pasó de casarse con un rey que le sacaba más de 30 años a tener que esperar a que creciese un neonato. Finalmente, ante tales tesituras, optó por el convento aunque esto no significó su retirada de la vida polí­tica, en la que continuó activa formando parte de la corte portuguesa en varias ocasiones y firmando cabezonamente todos sus documentos con la leyenda: “Yo la Reina”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.4/10 (20 votes cast)
La guerra de sucesión castellana (1475-1480), 7.4 out of 10 based on 20 ratings

Palabras buscadas:




Etiquetado con:


Últimas entradas

5 comentarios

  1. [...] de diciembre de 1474 se proclama Reina de Castilla en Segovia tras vencer a su sobrina Juana en la guerra de Sucesión castellana. – En 1480 establece la Santa Inquisición en todos sus territorios. – En 1492 conquista el reino [...]

  2. evo fernandes dice:

    Magnifico trabajo. Pudo verificar que el autor hay tenido el cuidado de ler con isención las funtes portuguesas y no solamiente las castellanas como es comun quando se escribe sobre la batalla de Toro y la guerra de sucesion castellana1475-1479. Perdón por mi Castelhano que no es lo mejor.
    “La primera norma de la imparcialidad es ler las fuentes e versiones de ambas las partes en conflito (Castellanas y Portuguesas)”. De contrario tenemos que concordar con la vieja afirmación de que “en la guerra la primera victima es la Verdad”. Evo Fernandes

    1) BATALLA DE TORO, WIKIPEDIA (Guerra de sucesion castellana)
    Sitio Web: http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Sucesi%C3%B3n_Castellana

    «Fueron tres horas de lucha muy confusa, interrumpida por la lluvia y por la caí­da de la noche. El rey portugués se retiró a Castronuño con parte de sus tropas mientras su hijo Juan permaneció frente a Toro, replegándose ordenadamente con su ejército al interior de las murallas e incluso haciendo prisioneros algunos enemigos.

    Desde un punto de vista puramente militar la batalla ha sido considerada un empate o a lo sumo una victoria marginal para los isabelinos. De hecho, los propagandistas de ambos bandos reclamaron la victoria en sus crónicas. Sin embargo, polí­ticamente la batalla fue decisiva porque a continuación el grueso de las tropas portuguesas se retiró a Portugal junto con la reina Juana, cuyo bando quedó así­ casi totalmente desvalido en Castilla.»

    2) BATALLA DE TORO
    El Historiador íLVAREZ PALENZUELA, Vicente íngel. «La guerra civil castellana y el enfrentamiento con Portugal (1475-1479)». (http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/34693958761247208143679/index.htm)
    «En medio de un gran desorden, Alfonso V retiró parte de sus tropas a Castronuño mientras una parte del ejército se replegaba sobre Toro. El prí­ncipe Juan permaneció horas sobre el campo ordenando en lo posible el repliegue y al amanecer entraba en Toro, ante cuyas murallas se habí­a vivido durante toda la noche una terrible confusión. Tal es la batalla de Toro; el ejército portugués no habí­a sido propiamente derrotado, pero, sin embargo, la sensación era de total hundimiento de la causa de doña Juana. Tení­a sentido que para los castellanos Toro fuera considerado como la divina retribución, la compensación querida por Dios para compensar el terrible desastre de Aljubarrota, vivo aíºn en la memoria castellana.»

    3) BATALLA DE TORO
    el historiador L. SUíREZ FERNANDES en « LOS REYES CATí“LICOS »:
    «pero en este documento (carta de D. Fernando comunicando su “victoria” a las ciudades), que posoee el mayor interés, no se contiene mas que la escueta atribuición de la victoria a las armas castellanas y no contradice en modo alguno la realidad del hecho de que una parte del ejército Portugués, vencedora de una de las alas, permaneciese en el campo y pudiera retirarse al dí­a siguiente sin ser estorbada. Tampoco hay contradictión en admitir que siendo jornada equí­voca, fue una victoria polí­tica muy grande para Fernando y Isabel, puesto que liquidó lo que aíºn quedaba del partido de Juana».
    sitio web: ní£o tem
    SUíREZ FERNíNDEZ, L. Los Reyes Católicos. La conquista del trono. Madrid: Rialp, 1989. (em nota de rodapé nº 61, página 178)

    4) BATALLA DE TORO por el Académico D. António M serrano, en « San Juan de Los Reyes y la batalla de Toro ».
    Sitio Web: http://biblioteca2.uclm.es/biblioteca/ceclm/ARTREVISTAS/Toletum/tol09/toletum09_maciadiscurso.pdf

    «De todo se deduce que la batalla (de Toro) fue indecisa, pero Isabel y Fernando la hicieron volar con alas de victoria. (…) Efectivamente, desde esta batalla transformada en victoria, desde el 1 de Marzo de 1476, comenzaron a reinar Isabel y Fernando en el trono de España.(…) Las alas indecisas del combate se tornaron en las seguras y potentes del águilla de San Juan

    5)BATALLA DE TORO en «JUANA LA BELTRANEJA», WIKIPEDIA (http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_la_Beltraneja)
    «perdió el rey portugués la batalla de Toro (marzo), aunque su hijo, el prí­ncipe Juán, después Juan II de Portugal, venció con su hoste, quedándose en campo de batalla los tres dí­as obligados del vencedor; pero se entregó a Fernando el castillo de Zamora; hicieron lo mismo Madrid y todas las plazas del centro del reino, el duque de Arévalo, el Gran Maestre de Calatrava, su hermano, que era conde de Ureña, y otros muchos nobles.»

    6) La academica española Ana Isabel Carrasco Manchado:

    « La batalla fue reñida e incierta, por lo que ambos bandos se atribuyeron la victoria. El prí­ncipe Juan, hijo de Alfonso de Portugal envió cartas a las ciudades Portuguesas declarando la victoria. Y Fernando de Aragón hizo lo mismo. Los dos quisieron beneficiarse de la propaganda de la victoria. (…)
    Es difí­cil valorar esta batalla desde el punto de vista militar. Lo cierto es que fue un revulsivo moral para el partido de Isabel y Fernando.

    ISABEL I DE CASTILLA Y LA SOMBRA DE LA ILEGITIMIDAD, Propaganda y Representación en el conflicto sucessório (1474-1482), por Ana Isabel Carrasco Manchado, editora: Silex ediciones de 30 de Abril de 2006

    7) El Historiador Justo L. González explica:
    ” Los dos ejércitos chocaron en los campos de Toro, y la batalla resultó indecisa. Pero, mientras el Rey de Portugal se
    dedicaba a reorganizar sus tropas, Fernando envió correos a todas las ciudades de Castilla, y a varios reinos extranjeros,
    dándoles la noticia de una gran victoria, en la que las tropas portuguesas habí­an sido aplastadas. Ante tales noticias, el
    partido de la Beltraneja se disolvió, y el portugués se vio forzado a regresar a su reino”.
    Justo L. González, Historia del Cristianismo, Tomo 2, Editorial Unilit, 1994, Miami, pag. 142 e143 web site: http://www.4shared.com/document/a2m0fXMp/Historia_del_Cristianismo_Tomo.html

    FUENTES:
    Cronista castellano: Pulgar, Hernando del (1923): Crónica de los señores reyes católicos Don Fernando y Doña Isabel, volume 70. Biblioteca de autores españoles. Web site: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/02585063290270695209079/index.htm

    Cronista portugues: Resende, Garcia de : Vida e feitos d’El Rei D.Joí£o II. Web site: http://pt.wikisource.org/wiki/Vida_e_Feitos_D'_El-Rey_Dom_Jo%C3%A3o_Segundo/XIII
    nota: ler el capitulo: “De como o principe venceo ha batalha de Touro, e ficou no campo sem lho ninguem contradizer” (principe D. Juan de Portugal, hijo herdero del rey portugues Afonso v e comandante de la ala isquierda del ejército portugues en la batalla de Toro que derrotó la ala derecha del ejercito castellano y quedó señor del campo de batalla, mientras su padre Afonso V era desbaratado y huyó del campo.

    El conflicto de 1475-79 terminó con una vitctoria de los reyes Catolicos en la campaña terrestre y disputa sucesória (recuperación de ciudades ocupadas por castellanos Juanistas o por portugueses, batalla de Albuera, submission de nobles rebeldes) , mientras Portugal venció en la guerra naval y colonial: Batalla naval de Guinea, campanha de Canárias (en que fuerón capturados 200 Andaluzes y 5 naves y expulsa la armada restante enviada para conquistar Gran Canária) , Batalha de Belo Jardim (isla Tercera, Aí§ores, onde una armada Andaluza lanzó en tierra una fuerza expediccionaria que fué casi interamente exterminada), recuperací­on de Ceuta (que havia sido tomada por castellanos del duque de Medina Sidónia con excepción de la ciudadela interior) por una flota portuguesa.
    Tal es lo motivo por que Portugal obtuvo en el tratado de Alcáí§ovas (1479) un reparto del Atlí¢ntico tan favorable- Castilla (la unica potencia europea capaz de rivalizar con Portugal en la expansión ultramarina) quedava “fuera” del Atlí¢ntico y del oro de Guinea. Seria Colombo quien libraria España de esta dificil situación de expansión ultramarina atlí¢ntica cerrada, gracias a un nuevo reparto del Atlí¢ntico en Tordesillas (1494)- mucho mas equilibrado.
    Portugal obtuvo incluso el derecho exclusivo de la conquista del reino de Fez, actual Marruecos, lo que no teria sido possible si los reyes catolicos hubierán tomado Ceuta, cuya conquista teria obligado a un reparto del reino de Fez.
    Además, los reyes catolicos tuvieron que pagar una grande indemnización de guerra a Portugal (106 676 doblas de Oro) y acceptar que Juana permaneciese en Portugal, apesar de la fuerte oposición de Isabel a estes 2 articulos.
    Mao Tse Tung lo hay dicho: “el poder se encuentra en la punta de las armas”. Gran poder negocial implica gran poder en el campo de batalla. Si los portugueses hubiessen sido derrotados en la batalla de Toro, las condiciones de la paz serí­an con toda la probabilidad, mucho menos vantajosas para ellos.
    Guerra naval 1475-79:
    sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_naval_de_Guinea
    Sitio web: http://americaversus.iespana.es/
    Cronista Gaspar Fructuoso: As saudades da terra (para ler la batalla de Belo jardim)
    Sitio web:http://revistas.ucm.es/ghi/02143038/articulos/ELEM0000110067A.PDF
    Sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/Palos_de_la_Frontera
    Sitio web: http://mgar.net/var/algarve.htm
    Sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/Tratado_de_Alc%C3%A1%C3%A7ovas

    La Historia de España no es possible sin estudar la Historia de Portugal y lo contrario tambien. Apesar de los dos paises hermanos se ignoraren mutuamente, la situación está cambiando. Gracias.Obrigado.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 1.0/5 (2 votes cast)
  3. admin dice:

    Muchas gracias Evo por tu opinión y por tu aportación.

    Tienes mucha razón con que España y Portugal han de ser estudiados en conjunto y no por separado. La pena es que en estos íºltimos siglos casi siempre las relaciones entre ambos paí­ses han sido algo tirantes. Espero y deseo que poco a poco esto se vaya corrigiendo y mejorando.

    Un saludo.

    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. evo fernandes dice:

    hiola !
    Solo una rectificací­on: la data de la batalla de Toro referida en la entrada “La guerra de sucesión castellana (1475-1480)” como Feverero de 1476 há sido, en realidad, a 1 de Marzo de 1476.

    Aprovecho para colocar los sitios web que no ficaran acessibles a los lectores en mi comentario anterior:
    1) en alternativa a: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/34693958761247208143679/p0000001.htm se puede pesquisar en el Google:
    La guerra civil castellana y el enfrentamiento con Portugal (1475-1479)

    2) en alternativa a : http://pt.wikisource.org/wiki/Vida_e_Feitos_D’_El-Rey_Dom_Jo%C3%A3o_Segundo/XIII se puede pesquisar en el Google: “Vida e Feitos D’ El-Rey Dom Joí£o Segundo/XIII ”

    Muchas felicidades y parabiens por “historia del mundo nuevo”, que me fué dada a conocer por un amigo “fanático” por el tema de los Descubrimientos

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. discrepo totalmente

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Deja un comentario