Estás aquí
Home > General

Ojeda parte a Urabá, la gobernación que nunca gobernarí­a

¡Compartir!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Este artículo ha sido leído 10161 veces

6 minutos de lectura

En 1508 tuvo lugar la trascendental Junta de Burgos en la que el rey Fernando el Católico nombró Piloto Mayor al navegante Américo Vespuccio y Pilotos Reales a los exploradores Juan de la Cosa, Juan Díaz de Solís y Vicente Yáñez Pinzón. En este reunión se quería consolidar el dominio castellano en las nuevas tierras descubiertas y encontrar de una vez por todas el paso hacia las Indias.  Para consolidar la conquista se entregó la gobernación de Urabá o Nueva Andalucí­a a Alonso de Ojeda, que comprendí­a desde el cabo de la Vela, al norte de la actual Venezuela, y el golfo de Urabá, prácticamente hasta el actual Panamá. Estas zonas ya habí­an sido visitadas repetidamente en búsqueda de oro y rescates pero no se habí­a planteado aún su conquista y colonización. Los indicios de existencia de oro y perlas ayudaron a tomar esta decisión, amén de la ya mencionada necesidad de encontrar de una vez el paso hacia Asia que tanto buscó Cristóbal Colón y otros expedicionarios.

Mapa gobernaciones de Tierra Firme

Ojeda consiguió reunir en Santo Domingo a unos 300 hombres, dos bergantines y dos barcos pequeños. Partieron el 10 de noviembre de 1509 del rí­o Ozama en dirección a la isla de Jamaica para allí­ reponer agua y provisiones.

Atravesaron el mar Caribe y llegaron a Cartagena en donde Ojeda ya habí­a tenido una negativa experiencia con los nativos, mucho más ariscos y belicosos que los que se habí­an encontrado en las islas antillanas. Por ello recibió permiso real para entablar guerra con ellos, lo cual aunque pueda parecer que no era una muy buena noticia sí­ lo era ya que así­ podí­an hacer esclavos entre los enemigos capturados y venderlos como tales. Uno de los más suculentos negocios que en ese momento podí­an hacerse en las Indias.

Juan de la Cosa le aconsejó que no parasen allí­ por la peligrosidad de esos indí­genas. Utilizaban de forma masiva flechas envenenadas, ante lo que los españoles prácticamente nada podí­an hacer. Pero Ojeda no le hizo caso y allí­ se plantaron. Al poco tiempo se produjo un durísimo enfrentamiento en el pueblo de Tubarco contra los nativos y gran parte de la expedición española fue masacrada y entre ellos el mismí­simo Juan de la Cosa. Este hecho supuso un importante contratiempo para la expedición dejándola maltrecha y desorientada en territorio hostil.

Al poco tiempo apareció al rescate Diego de Nicuesa, que también habí­a sido encargado de formar gobernación pero más al norte, en la llamada Castilla del Oro o Veragua. Juntos volvieron a atacar la población de Tubarco y la arrasaron completamente matando a todos sus habitantes y quemando sus chabolas. En aquellos tiempos la venganza era moneda de uso común, bueno, y ahora.

Tras estas refriegas Ojeda partió en búsqueda del rí­o del Darién, se supone situado en su gobernación y en el que debería de haber gran cantidad de oro. Una vez encontrado el rí­o con su dorado metal podrí­a crearse el primer establecimiento serio en Tierra Firme pero no les resultó muy fácil. Navegaron y navegaron costeando las tierras del istmo y no daban con dicho río.

Ciudad colombiana de Necoclí­

Viendo que la búsqueda se alargaba decidieron crear un primer asentamiento en Tierra Firme: la villa de San Sebastián, en la orilla oriental de la entrada al golfo de Urabá. Lo construyeron cerca de varias tribus indí­genas con las que intentaron relacionarse y así­ obtener alimentos e información sobre posibles minas de oro pero el recibimiento siempre fue el mismo: hostilidad y flechas envenenadas.

Así­ fue pasando el tiempo, ya estamos a principios de 1510, y empezaron a surgir problemas de abastecimiento. Las bajas eran diarias producidas tanto por comer alimentos desconocidos que sus cuerpos no admití­an bien como por los ataques de los nativos. Ojeda habí­a encargado a Martí­n Fernández de Enciso, su alcalde mayor, llegar al lugar que eligiesen un tiempo después de su partida con pertrechos y abastecimientos  pero éste no dio señales de vida. La situación se fue haciendo insostenible. Los soldados empezaron a protestar porque algo tení­an que hacer y no dejarse morir allí­.

Por la zona pasaron dos bergantines robados en la isla Española por el pirata Bernardino de Talavera. Ojeda negoció con este delincuente y partieron a Santo Domingo a buscar esos abastecimientos y herramientas que tanto necesitaban para la construcción del nuevo asentamiento. En su ausencia nombró capitán y teniente a Francisco Pizarro, que ya se estaba empezando a labrar una magní­fica reputación como hombre de armas en el Nuevo Mundo.

Ojeda y Talavera no pudieron ir a la Española por el acoso que el pirata tení­a de la justicia de Diego Colón por lo que tuvieron que desviarse a Cuba, en donde naufragaron y se perdieron por inmensos terrenos pantanosos y ciénagas . Numerosos expedicionarios perdieron la vida. Allí­ fueron bien acogidos por los nativos que de verles en tan mal estado se apiadaron de ellos y les ofrecieron alojamiento y comida. Pasaron con estos hospitalarios anfitriones hasta que se encontraron con fuerzas de continuar. Enviaron a Jamaica a unos pocos hombres a pedir ayuda y protección a Juan de Esquivel, el gobernador de la isla. Este, muy solí­cito, les mandó una carabela al mando de Pánfilo de Narváez que los rescató y llevó a la  pequeña isla caribeña. De Jamaica fueron enviados a Santo Domingo donde Bernardino de Talavera fue apresado y ahorcado y Ojeda no pudo organizar una nueva expedición para socorrer a sus hombres por la ruina y la miseria en que cayó.

Mientras tanto en la fortaleza de San Sebastián Francisco Pizarro y el resto de hombres aguardaron durante cinco meses el rescate de Ojeda o el de Enciso pero en vista de que ni uno ni otro llegaban decidieron desmantelar el fuerte y con los dos bergantines que tení­an abandonar la nueva gobernación. Por el camino hacia Cartagena una de las naves se hundió con todos sus tripulantes y pertrechos, en este bergantí­n no iba, evidentemente, Pizarro, que capitaneaba el otro.

Llegaron triunfalmente a Cartagena en donde se encontraron con Enciso, que se sorprendió de la historia que le contaron sospechando que lo que realmente habí­a ocurrido es que habí­an matado a Ojeda y que huí­an de su justicia por lo que estuvo a punto de apresarles. Pero finalmente creyó sus argumentos. Con Enciso llegó Vasco Núñez de Balboa, que huyendo de Santo Domingo por las deudas que tení­a se metió como polizón en la expedición. Al ser descubierto Enciso muy inteligentemente no quiso aplicarle el castigo habitual por ir de polizón: ser lanzado por la borda o abandonado en la primera isla que encontrasen, porque sabí­a que Balboa habí­a visitado ya aquellas regiones junto a Bastidas y Juan de la Cosa y podí­a serle de mucho provecho.

Llegaron a San Sebastián y Enciso y Balboa al ver el lugar donde se encontraba propusieron cambiarse a la otra orilla del golfo de Urabá, donde según Balboa habí­a una ciudad india algo más pací­fica y con abundante comida. Pero al llegar se encontraron a los indios esperándoles armados con sus arcos y sus hachas. La batalla fue desigual, sucumbiendo los arcos y las hachas a las afiladas espadas castellanas. En este lugar establecieron la villa de Santa Marí­a de la Antigua del Darién, primera villa importante fundada por los españoles en Tierra Firme pero no del continente americano ya que ésta fue la Isabela en la isla Española 16 años antes. Pero no duró muchos años y fue abandonada por su mal emplazamiento y los continuos problemas con los vecinos.

Rating: 10.0/10. From 8 votes.
Please wait...

¡Compartir!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

Top