Estás aquí
Home > General

La unidad religiosa: la expulsión de los judí­os

¡Compartir!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Este artículo ha sido leído 25420 veces

5 minutos de lectura

A finales del siglo XV en España conviví­an las tres grandes religiones monoteí­stas: cristianismo, judaí­smo e islamismo. Las condiciones impuestas a los musulmanes tras perder la guerra de Granada les permití­an mantener sus cultos y sus costumbres dentro de un clima de supuesta tolerancia religiosa. Sin embargo a los practicantes del judaí­smo el 31 de marzo de 1492 no sólo les fue prohibido el culto dentro de los reinos cristianos sino además se les expulsaba, a no ser que renunciasen a su fe y se convirtiesen al cristianismo. Señalando un plazo de cuatro meses, hasta el 31 de julio para salir del reino.

Los judí­os ya traí­an una larga historia de expulsiones por distintos motivos en Europa:
– Siglo XII: son expulsados de Francia por el rey Felipe Augusto.
– Siglo XIII: expulsados de Inglaterra por Eduardo I.
– Siglo XIV: son expulsados de Francia de nuevo, Sajonia, Eslovaquia y Hungrí­a.
– Siglo XV: Austria y, la que nos ocupa, España.

torquemadaReyesCatolicos

El asunto es que ya en las Cortes de Toledo de 1480 los judí­os fueron separados de los cristianos y obligados a vivir en barrios separados o aljamas y también debí­an de llevar unas redondelas rojas que les identificaba como tales. Sin embargo pudieron conservar sus propias leyes y celebrar sus ceremonias religiosas sin problemas.

Igualmente en Andalucí­a se realizó en 1484 una pequeña expulsión de los judí­os residentes en Sevilla, Cádiz y Córdoba pero permitiéndoles quedarse dentro de Castilla, estableciéndose principalmente en Extremadura. La Inquisición también pidió que fueran expulsados de Aragón pero el rey Fernando se hizo un poquito el loco y al final el asunto quedó en el olvido.

¿Y por qué la expulsión se produjo en 1492 y no antes? Se puede decir que los Reyes Católicos esperaron a tener resueltos otros asuntos muy importantes como la guerra civil castellana y la posterior reconquista de Granada. Además, los judí­os ayudaron financiera y administrativamente a Castilla en su guerra contra el musulmán por lo que expulsarles en ese momento habrí­a sido contraproducente.

Desde hace mucho tiempo existe un agrio debate historiológico sobre las causas reales de la expulsión de los judí­os de España, pero haciendo un pequeño resumen podrí­an extraerse las siguientes:
– En la población y varios siglos después aún se sentí­a cierto rencor hacia ellos por su apoyo a la invasión y conquista musulmana de la pení­nsula.
– La presión ejercida por la Inquisición, que veí­a en ellos un peligro para la cristianización completa de España, amén de que consideraban sus ritos y sus costumbres heréticas.
– La nobleza veí­a a la incipiente burguesí­a de origen judí­o como un rival en sus negocios por lo que pudo influir en los reyes.
– La usura, que a pesar de estar limitada por ley y prohibida por la iglesia católica, practicaban los financieros judí­os.
– Ser los causantes, para los cristianos, de la pasión y muerte de Cristo.
– Se ha hablado de que los Reyes Católicos con esta maniobra querí­an quedarse con los bienes a expropiar a los judí­os expulsados, pero fueron precisamente los judí­os más ricos los que antes se convirtieron y de esa manera conservaron sus patrimonios. Dicha suposición no tiene sentido ya que los judí­os pagaban tributos por lo que la corona se quedó sin estos ingresos.

expulsionJudiosLeyendo el decreto de la Alhambra o Edicto de Granada en su primer párrafo podemos ver la verdadera causa de dicha expulsión: “estamos informados por la Inquisición y otros el gran daño que persiste a los cristianos al relacionarse con los judí­os, y a su vez estos judí­os tratan de todas maneras a subvertir la Santa Fe Católica y están tratando de obstaculizar cristianos creyentes de acercarse a sus creencias”. Es decir, el motivo es puramente religioso, se expulsa a los judí­os porque según la Inquisición, encargada de vigilar que las conversiones fueran sinceras, éstos trataban de convencer y de revertir la fe de los llamados cristianos nuevos o conversos hacia la fe judaica.

Dicho decreto ordenaba que los judí­os no podí­an sacar oro, plata, armas ni caballos de los reinos. Tuvieron que vender sus bienes en muy poco tiempo pudiéndose llevar tan sólo letras de cambio que les ofrecí­an financieros extranjeros, aún así­ y gracias a sus habilidades financieras lograron sacar grandes fortunas.

Muchos de ellos se convirtieron al cristianismo, sobre todo los mejor colocados social y polí­ticamente, y de esta manera no tuvieron que marcharse y conservaron sus riquezas y también su antigua fe, pero esta vez de forma clandestina. Sin embargo, este método no fue del todo eficaz ya que la Inquisición vigilaba y perseguí­a a todos aquellos sospechosos de judaizar, es decir, de seguir practicando ritos judí­os.

La desobediencia a este decreto suponí­a la condena a muerte y la confiscación de los bienes.

Se calcula que salieron entre 50.000 y 200.000 personas. Principalmente se fueron a Flandes, norte de África, Italia y la zona otomana del Mediterráneo. En muchos de estos paí­ses los sefardí­es conservaron sus costumbres y su idioma, muy similar al castellano, que incluso hoy mismo siguen practicando en algunos rincones de la vieja Europa.

En el orden económico la expulsión supuso una grave pérdida ya que los españoles no fueron capaces de ejercer la administración económica de forma tan hábil como los judí­os, sino que además tuvieron que recurrir a genoveses y alemanes para hacerlo con el coste derivado de ello.

En los otros órdenes la expulsión de los judí­os no supuso un varapalo demasiado grande ya que Castilla se encontraba en plena ascensión como potencia polí­tica, militar y económica y pudo cubrir sin problemas el vací­o dejado por esta orden real.

El siguiente paso de los Reyes Católicos en la unificación religiosa de España fue la expulsión de los musulmanes en 1502.

Rating: 8.0/10. From 25 votes.
Please wait...

¡Compartir!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

2 thoughts on “La unidad religiosa: la expulsión de los judí­os

  1. por favor no eran espanoletes,eran judios, es decir, una secta con pretenciones de nacion, que lo logran con las injusticias a los palestinos en 1948. no hablaban espanol, tenian su propia religion y sistema de justicia, eran usureros y racistas, todo aquel grupo humano que se crea predestinado por Dios a poblar territorios es en esencia segregacionista, recista enesencia.recuerden que el conocimiento y capacidades intelectuales esta muy ligado al buen vivir, y de eso ellos saben mucho. hay que dejar de lado el mito de ver a los judios como tragedia en si mismos-misticismo tragico. atentos. gracias. edixonyepez@gmail.com

    Rating: 1.0/10. From 2 votes.
    Please wait...
    1. Se equivoca. Sefardí significa literalmente español en hebreo.rnrnY su idioma es el judeoespañol: http://tinyurl.com/yz6suu9rnrnY el hecho de que las comunidades sefardíes en todo el Mundo hayan conservado su lengua durante siglos es una prueba de apego a su antigua patria.

      Rating: 3.3/10. From 3 votes.
      Please wait...

Comments are closed.

Top