Estás aquí
Home > General

Independencia de República Dominicana

Este artículo ha sido leído 65093 veces

4 minutos de lectura
La Logia Trinitaria - Juan Pablo Duarte
La Logia Trinitaria – Juan Pablo Duarte

La independencia de la República Dominicana es el proceso político por el que la parte este de la Isla Española, conocida como Santo Domingo español, de fundación y cultura española, se independizó en el año 1844 del Imperio de Haití, que la mantenía ocupada militarmente desde 1822. Previamente, en 1821, ya había habido un intento de independencia del Santo Domingo Español, protagonizado por el capitán Núñez de Cáceres, que declaró la independencia de España llamándolo Estado Independiente de Haití Español y solicitando la anexión a la Gran Colombia de Simón Bolívar, pero no tuvo éxito. Más tarde, en el año 1863, tras 19 años de independencia, el propio gobierno dominicano solicitó la anexión a España como una provincia más, pero esto provocó la guerra de la Restauración que terminó en una nueva independencia, esta ya definitiva, respecto de España.

Antecedentes de la independencia de República Dominicana

Con el Tratado de Basilea de 1795 la parte oriental de la isla Española o Santo Domingo Español, pasó a manos de Francia. Dicho tratado puso fin a la guerra de la Convención entre España y Francia y por la cual ésta ocupó en la Península las provincias vascongadas y el norte de Cataluña. España entregó su parte de Santo Domingo y así recuperó sus territorios peninsulares.

La soberanía francesa en la región duró hasta el 7 de noviembre de 1808 en el que la población hispano-dominicana se levantó contra los franceses al considerarlos traidores por la invasión napoleónica de España. A ellos hay que añadir que el gobierno francés de la isla tomó varias medidas comerciales antihaitianas que afectaban directamente a los comerciantes dominicanos lo que hizo que se pusieran en pie de guerra. Fue el comerciante Juan Sánchez Ramírez el que logró el apoyo de numerosos criollos de la isla y, sobre todo, el del gobernador de Puerto Rico, general Toribio Montes, que envió a luchar a Santo Domingo a 200 voluntarios puertoriqueños y dominicanos emigrados, 400 fusiles con bayoneta, 200 sables y numerosas municiones. El encuentro de ambos ejércitos, el francés y el hispanodominicano tuvo lugar el 7 de noviembre de 1808 en un lugar llamado Palo Hincado con el resultado de la victoria hispana y la huída del ejército francés hacia Santo Domingo y el suicidio del gobernador francés, el general Louis Marie Ferrand.

La rendición definitiva francesa tuvo lugar el 8 de julio de 1809 abriéndose un período en la historia dominicana conocido como España Boba, en la que la metrópoli, ocupada en su guerra de independencia y los problemas con las revoluciones masónicas en la América española, no pudieron ocuparse de la isla de Santo Domingo. Los dominicanos tuvieron que protegerse y manejarse por sí mismos.

Primera Independencia, la “efímera”

No fue hasta el 1 de diciembre de 1821 que el ex capitán general y escritor José Núñez de Cáceres declaró la primera independencia del Santo Domingo Español convirtiéndolo en el Estado Independiente del Haití Español y solicitando su incorporación a la Gran Colombia de Simón Bolívar. Pero su pequeño estado tan solo duró dos meses, el tiempo que tardó el presidente haitiano Jean-Pierre Boyer en entrar al frente de su ejército el 9 de febrero de 1822 en Santo Domingo unificando la isla bajo el nombre de Haití. Boyer, masón, encontró numerosos apoyos de sus hermanos de logia en el Santo Domingo español principalmente.

Anexión haitiana (1822-1844)

El nuevo gobierno haitiano dispuso numerosas medidas liberales para reactivar la economía dominicana como fue la abolición de la esclavitud, la reforma agraria repartiendo tierras entre los nuevos libertos pero con la obligación de cultivarla, la aplicación del código civil francés, el dar preferencia al idioma francés frente al español, la prohibición de algunas tradiciones españolas y también la prohibición de comerciar a los hispanodominicanos, solo lo podían hacer haitianos y extranjeros, si un dominicano quería comerciar tenía que nacionalizarse haitiano, y gran importancia tuvieron también las medidas contra la iglesia católica, a la que confiscó rentas y bienes.

Juan Pablo Duarte y la guerra por la independencia

Las medidas reformistas gubernamentales y también el choque cultural que suponía la presencia haitiana y su gobierno empezaron a minar la relación entre ambos bandos. Los dominicanos comenzaron a organizarse para librarse del yugo haitiano y un joven comerciante de Santo Domingo, Juan Pablo Duarte, fundó la sociedad secreta La Trinitaria, que posteriormente al ser descubierta por los haitianos, pasó a llamarse la Filantrópica. Lograron apoyos de grandes terratenientes  y se levantaron el 27 de febrero de 1844  en Santo Domingo al grito de “¡Dios, Patria y Libertad!” provocando la huída de los funcionarios haitianos y creándose una junta provisional de gobierno encabezada por el jurista conservador Tomás Bobadilla y Briones.

El 6 de noviembre del mismo año se creó una Asamblea Constituyente que redactó una constitución liberal basada en la separación de poderes.

En fechas posteriores se produjeron numerosas batallas ante los intentos de los haitianos por retomar el poder en Santo Domingo pero fueron rechazados y no fue hasta que el año 1865 en el que con la guerra de Restauración se consolidó definitivamente la independencia de República Dominicana.



Rating: 8.0/10. From 16 votes.
Please wait...

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

Top