Estás aquí
Home > Destacado

La Independencia de Chile

Este artículo ha sido leído 21544 veces

5 minutos de lectura

La Independencia de Chile o chilena fue un proceso histórico que se extendió desde 1810 hasta 1818 y que llevó a la independencia de la capitanía general de Chile de la Monarquía española y a la creación de la nueva nación chilena.

Este proceso historiográficamente se divide en tres etapas:

  • Patria vieja 1810-1814
  • Reconquista 1914-1817
  • Patria nueva 1817-1823

Patria Vieja

Los hechos ocurridos en 1808 en la Península Ibérica con la ocupación de los franceses y las abdicaciones del rey Fernando VII en Napoleón alteraron la tranquilidad en Chile. En esta antigua capitanía general, luego transformada en dos intendencias por las reformas borbónicas, no ocurrieron grandes hechos que predijeran un alzamiento popular de ningún tipo, pero las influencias que llegaban de Europa en forma de logias masónicas y de idearios liberales no tardarían en empezar a caldear el ambiente y en provocar movimientos revolucionarios.

Junta Provisional Gubernativa de Chile
Junta Provisional Gubernativa de Chile

Junta Provisional Gubernativa

El capitán general de Chile, el criollo nacido en Santiago, Mateo De Toro y Zambrano, fue forzado por los liberales a convocar cabildo abierto y a crear la Junta Provisional Gubernativa del Reino el 18 de septiembre de 1810 en el Real Tribunal del Consulado de Santiago, al estilo de otras que se habían organizado en otras ciudades Hispanoamericanas para discutir lo que ocurría en España y como actuar. La Junta juró lealtad al rey Fernando VII y al Consejo de Regencia de Cádiz. Las instituciones virreinales de momento siguieron funcionando normalmente. En dicha Junta el capitán general le cedió el poder a siete de los vecinos más importantes de la ciudad pero poco después, en febrero de 1811 falleció Toro y Zambrano, tomando el poder Juan Martínez de Rozas que convocó elecciones para la creación de un Congreso  Nacional, algo que no gustó a la Real Audiencia que lo consideraba secesionista e ilegal, por lo que mediante el coronel Tomás de Figueroa lanzó una rebelión contra la Junta en el conocido Motín de Figueroa, el 1 de abril de 1811, que fue rápidamente sofocada. Esta derrota supuso un duro golpe al partido monarquista que por esta acción perdió el apoyo popular y provocó la disolución de la Real Audiencia, claramente españolista.

Primer Congreso Nacional

Tras las elecciones de representantes se celebró el Primer congreso nacional de Chile el 4 de julio de 1811 que se reuniría hasta el 2 de diciembre. Pero duró poco, fue disuelto por un golpe de estado organizado por José Miguel Carrera. Inicialmente su orientación ideológica fue moderada pero el 4 de septiembre mediante un golpe se tiñó de un tinte más radical y secesionista. Se aprobaron nuevas leyes de tinte liboral y comenzaron a formarse bandos que preferían un centralismo en Santiago y otros que optaban un mayor peso de las provincias. También se fueron definiendo ideologías más cercanas al absolutismo y otras que exigían democracia.  Estas diferencias llevaron a un nuevo golpe de estado el 15 de noviembre de 1811 por parte de José Miguel Carrera que instauró una dictadura que no era rupturista pero sí sentaba las bases para una autonomía de España pero siempre bajo el paraguas de la corona española. Creó los primeros símbolos nacionales chilenos como la bandera, el escudo y la escarapela de la Patria Vieja. También puso en circulación el primer periódico chileno, la Aurora de Chile, en el que se difundían ideas liberales y de la ilustración y buscó el reconocimiento internacional de Chile.

Bernardo O'Higgins
Bernardo O’Higgins

Todos estos hechos llevaron al virrey del Perú José Abascal a enviar en 1813 una expedición a Concepción al mando de Antonio Pareja contra el ejército de Carrera. Éste fue hecho prisionero muy pronto y sustituido por Bernardo de O’Higgins que tomó el mando en noviembre de 1813. Pareja fue sustituido por Gabino Gaínza que intentó atacar directamente Santiago pero fue frenado por O’Higgins que lo interceptó en su camino y le obligó a retirarse. El virrey del Perú ofreció la paz a los secesionistas a cambio de que enviasen representantes a las Cortes de Cádiz y que dejasen retornar a Perú las tropas enviadas. También se comprometió a no intervenir en Chile. Se llegó a un acuerdo conocido como el Tratado de Lircay pero el restablecimiento de la Monarquía Absoluta en 1814 dio al traste con todo. Fernando VII anuló todos los documentos creados y emitidos por las cortes liberales de Cádiz. Los chilenos, tras estos enfrentamientos, se mostraron más propensos a la independencia y en sus distintas tendencias se unieron para hacer frente a una nueva expedición enviada desde el Perú, el ejército de Mariano Osorio que derrotó a los independentistas en el Desastre de Rancagua provocando la huída del gobierno y sus juntistas a Argentina para evitar la represión que se dio en Santiago e iniciando el período de Reconquista.

Entrada de San Martín

El gobernador de Mendoza, José de San Martín, recibió a los exiliados chilenos tras la derrota de Rancagua y levantó a la cabeza del grupo a su compañero de logia masónica Bernardo de O’Higgins, dejando de lado a los Carrera, a los que responsabilizaba de la situación. Los planes de San Martín de ocupar Lima se encontraban con el problema de Chile, con el que contaba que estaría a su favor. Ahora tendría que conquistar primero esta tierra antes de continuar con su plan. Durante varios meses estuvieron en Mendoza preparando a los nuevos soldados y en enero de 1817 comenzó al llamado “Cruce de los Andes” por el ejército de 4000 soldados. Se reunieron en el poblado de Curimón el 8 de febrero, al norte de Santiago.

La primera batalla entre secesionistas y realistas no tardó en darse. Fue el 12 de febrero y las tropas de San Martín vencieron a las de Rafael Maroto en la batalla de Chacabuco dejando el camino libre hacia Santiago. Allí San Martín fue nombrado por aclamación de los liberales nuevo gobernador de Chile, pero éste no aceptó el cargo, le interesaba mucho más conquistar Lima, y convocó un cabildo en el que se nombró al general Bernardo O’Higgins Director Supremo de Chile el 16 de febrero de 1817.

Independencia de Chile
Independencia de Chile

Patria Nueva e Independencia de Chile

El virreinato del Perú respondió enviando de nuevo una expedición al mando de Mariano Osorio que derrotó a O’Higgins el 19 de marzo de 1818 en la batalla de Cancha Rallada lo que le llevó a renunciar al mando de las tropas chilenas entregándoselo a San Martín que lograría derrotar a Osorio en la batalla de Maipú el 5 de abril.  Con esta victoria secesionista Santiago quedaría protegido de nuevos ataques realistas consolidándose así la independencia, que fue jurada el 12 de febrero de 1818.

 



Rating: 10.0. From 2 votes.
Please wait...

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

Top