Expediciones por el Darién y caí­da de Balboa

Este artículo ha sido leído 1812 veces

Expedición de Vasco Núñez de Balboa a Dabaibe

Tras la llegada del nombramiento de Balboa como gobernador y adelantado de Panamá y Coiba éste insitió en la preparación de una expedición a Dabaibe en donde, según las leyendas, existí­an grandes cantidades de oro. Para ello Pedrarias le concedió 190 hombres, un bergantí­n y dos barcos. Marcharon en julio de 1515 siendo dicha expedición un completo fracaso por la hostilidad de los nativos y la no existencia de oro en esas latitudes, desmintiendo todas las historias que Balboa habí­a contado a los reyes sobre la riqueza de la zona y la pacificación de los indí­genas.

En noviembre de 1515 Pedrarias marchó en una expedición de castigo contra los nativos que habí­an perpretado la matanza de los españoles de Santa Cruz.  Tras marchar por el Cenu llegó junto a sus 350 hombres a Acla en donde propuso crear un asentamiento, su puerto estaba libre de broma, tení­a dos rí­os de agua potable, comida abundante y se encontraba en una situación estratégica. Allí­ Pedrarias trabó buenas relaciones con los nativos que iban a visitarle desde lejos para ofrecerle regalos. Pero en el Darién estallaron conflictos entre los funcionarios reales y el obispo Quevedo, los primeros protestaron argumentando que éste utilizaba el púlpito y sus sermones para favorecer a Balboa en su rivalidad con el gobernador, hecho que contravení­a las órdenes reales de respetar a Pedrarias como representante del Rey que era en esas tierras, y también le acusaban de no cumplir con su tarea de construir una catedral ni de cristianizar a los nativos.

En enero de 1516 se produjo un grave hecho en el  Darién. Pedrarias habí­a salido a Acla y cuando regresó a la ciudad descubrió que Balboa, sin su permiso, habí­a enviado a su colaborador Francisco de Garavito, a reclutar 60 soldados a Cuba y la Española. Cuando el buque con estos soldados llegó a Darién Pedrarias rápidamente detuvo al adelantado y a sus camaradas por si éstos estaban preparando una rebelión. Pero finalmente les perdonó para no enemistarse más con el obispo Quevedo, protector de Balboa, pero a cambio de que contrajese matrimonio con una de sus hijas. Una hábil maniobra que tení­a como objetivo tranquilizar los ánimos y contar con Balboa como aliado en vez de como posible enemigo. Inmediatamente el gobernador del Darién le proporcionó 300 hombres más y dinero de la hacienda ordenándole partir a Acla para allí­ construir los barcos que necesitase para una nueva expedición a los mares del Sur.

Archipiléago de las Perlas

Balboa partió con sus 360 hombres y varios miles de nativos hacia Acla en donde construyeron los barcos necesarios para navegar por el rí­o de las Balsas y llegar a la isla de las Flores en el Pací­fico. Desde aquí­ prepararon pequeñas expediciones en los alrededores y para ampliar su radio de acción decidieron construir un par de barcos más, por lo que necesitaban más tiempo para lograr sus objetivos. Para ello Balboa envió al Darién a su representante, Hernando de Argüello a solicitar una ampliación, pero tan sólo consiguió 4 meses. Regresó con la noticia de que un nuevo gobernador, Lope de Sosa, se dirigí­a al Darién para sustituir a Pedrarias. Para confirmar estos rumores enviaron a Francisco de Garavito a que se informase más certeramente con las órdenes de que si era verdad el hecho de la llegada de un nuevo gobernador retornase anunciando a los cuatro vientos que el adelantado habí­a sido nombrado nuevo gobernador, pero si esos rumores eran falsos y Pedrarias seguí­a siendo el gobernador nada se dijese y todo continuase tal y como estaba. Es decir, Balboa nunca se rebeló contra Pedrarias sino contra el nuevo gobernador enviado por el nuevo rey Carlos I. Su miedo a un nuevo gobernador radicaba en que pudiese cambiar las órdenes en lo referente a las expediciones que estaban realizando en esos momentos, algo a lo que no estaba dispuesto.

En el proceso ejecutado por el alcalde mayor del Darién Gaspar de Espinosa se acusó y condenó a Balboa, Argüello, Botello, Muñoz y Valderrábano por haber enviado a la muerte al gobernador Nicuesa, de haber expulsado a Enciso y de rebeldí­a contra las órdenes reales no aceptando al nuevo gobernador Lope de Sosa. La ejecución de los acusados se realizó rápidamente, no se esperó la confirmación del rey, para ello Pedrarias previamente a los hechos habí­a reclamado un permiso especial para poder emitir órdenes sin el permiso real o que incluso pudiese modificar órdenes reales si las gravedad o utilizada de dichas órdenes así­ lo hací­an necesario.

GD Star Rating
loading...
Expediciones por el Darién y caí­da de Balboa, 6.3 out of 10 based on 4 ratings

Artículos que te pueden resultar de interés

  • Vasco Núñez de Balboa toma el poder en el DariénVasco Núñez de Balboa toma el poder en el DariénEl abandono de Ojeda, el derrocamiento de Enciso y el rechazo de Nicuesa tuvieron como resultado final el ascenso al poder de Vasco Núñez de Balboa en el Darién. Salió como polizón de […]
  • Pedrarias y BalboaPedrarias y BalboaLa llegada de Pedrarias al Darién supuso un revés para Balboa. El nuevo gobernador traí­a no sólo nuevas órdenes para la gestión de la Tierra Firme sino también la de someter al […]
  • Diego de Nicuesa gobernador de VeraguaDiego de Nicuesa gobernador de VeraguaSimultáneamente a la expedición de conquista de Alonso de Ojeda partió Diego de Nicuesa a tomar posesión de su nueva gobernación en Veragua. Al igual que con el primero las cosas no irí­an […]
  • La Conquista de Chile (II): La expedición de Pedro de ValdiviaLa Conquista de Chile (II): La expedición de Pedro de ValdiviaLa difícil conquista de la región chilena fue finalmente llevada a cabo por Pedro de Valdivia, tras numerosas vicisitudes y dificultades, que incluso le llegaron a costar la vida sin ver […]

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

One thought on “Expediciones por el Darién y caí­da de Balboa

  1. hola david,esta todo muy bonito las historias estan muy bien narradas, me gusto mucho la historia de galeon de jesus sanchez adalid

Comments are closed.