Rebelión de Francisco de Roldán (I)


27 junio 2010
Etiquetas:



A las rebeliones de Bernal Diaz de Pisa y de Pedro de Margarit hay que sumar una nueva, y tan sólo en 5 años de gobierno de los Colón. Esta vez fue una persona de confianza del almirante, Don Francisco de Roldán, natural de Torredonjimeno (Jaén-España). Trabajó en su servicio doméstico durante muchos años, y poco a poco gracias a su astucia y dedicación fue ocupando distintos cargos, siempre bajo el paraguas protector del almirante, hasta llegar al tercer cargo más importante entre los españoles de la isla: alcalde mayor de la Española.

La situación en la ciudad era desastrosa, llevaban más de un año sin recibir ví­veres y no habí­a noticias del almirante ni de ningún barco español. Tras el disgustado regreso de Boyl y Margarit se pensó que las acusaciones de éstos contra Colón habrí­an provocado su condena y su más que probable ejecución. Con más razón pensando en las pesquisas que hizo el juez Juan de Aguado en las que el almirante no quedaba muy bien parado.

En la isla estaban al frente el adelantado Bartolomé Colón como gobernador y Francisco Roldán como alcalde mayor de la Española. La forma de llevar las cosas y la dureza con que trataba a los españoles levantó muchas protestas y desencantos. Ante este estado de cosas Roldán comenzó a recabar la opinión de distintas personas de su confianza con la idea de salir de la isla lo antes posible o por lo menos de emprender medidas que mejorasen la situación, siendo una de las primeras la de retirar del poder a los Colón.

El detonante de la rebelión fue la solicitud de Roldán de reflotar una carabela que habí­an sacado del mar los Colón en la Isabela, probablemente como medida de precaución para que no fuera tomada por los rebeldes, y así­ volver a Castilla. Diego Colón denegó la petición argumentando que el buque no tení­a cuerdas ni el equipo necesario para el viaje. Lo curioso es que dicho barco acababa de regresar de Xaragua de recoger el tributo (algodón y cazabe)  de Behechio y de transportar estas mercancias hasta la Isabela.  Esta situación de encierro y de no poder salir de la isla les convenció definitivamente de que habí­a que hacer algo. Diego Colón se los quiso quitar de encima enviándoles a la Vega para exigir un tributo a unos indios que se negaban a pagarlo. Para Roldán ésta fue la excusa perfecta para perderse por la isla y buscar apoyos.

Estos apoyos los buscó entre los indios prometiéndoles que si se aliaban con ellos les quitarí­a el tributo que les habí­an impuesto. También recorrió los distintos fuertes construidos por los españoles ofreciéndoles un cambio en la isla. Donde más insistió fue en la fortaleza de la Concepción, la más fuerte y mejor situada,  cuyo gobernador, Miguel Ballester, no le permitió la entrada y no quiso escucharle. Despachó varias notas a la Isabela para que el adelantado fuese en su ayuda a pesar de que Roldán tan sólo fue a negociar con él y no a luchar.

rebelionRoldanAl llegar Bartolomé Colón envió un mensaje a Roldán invitándole a reunirse con él en la Concepción. La entrevista tuvo lugar desde la ventana del fuerte. En ella éste le expuso sus razones para rebelarse contra el poder de los Colón: hambre, pobreza y maltratos. El adelantado le convidó a entregarse a las leyes castellanas y a la fidelidad a los Reyes Católicos. Pero Roldán le contestó que él y sus seguidores no se habí­an levantado contra la autoridad real ni las leyes de Castilla sino contra unos malos gobernantes que les llevaban a la ruina y a la muerte.

En vista del desacuerdo Roldán partió hacia Xaragua donde establecerí­an su residencia hasta ver qué se podí­a hacer aunque previamente pasaron por la Isabela en donde se hicieron con armamento, enseres, alimentos y ganado que los Colón guardaban en sus almacenes. Marcharon y en su camino fueron obteniendo numerosos apoyos entre los caciques locales.

Pero un hecho inesperado iba a cambiar el rumbo de las cosas: la llegada a Santo Domingo de los dos barcos comandados por Pedro Hernández Coronel que habí­an partido de Cádiz antes de que Colón pudiese salir en su tercer viaje y que transportaban alimentos, soldados y, lo más importante, noticias de España y del almirante.

 

Segunda parte de la Rebelión de Roldán

Tercera parte de la Rebelión de Roldán

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.4/10 (32 votes cast)
Rebelión de Francisco de Roldán (I), 8.4 out of 10 based on 32 ratings

Palabras buscadas:




Etiquetado con:


Últimas entradas

5 comentarios

  1. Katherine dice:

    hola, me gusto mucho esta informacion es justo lo que estaba buscando.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. jorge dice:

    Hey que chevere esta este documento, bien resumido, y compactado, me ayudo bastante para mi tarea de la universidad….

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. pecko dice:

    pero al final no dice que pasó con Roldan, es como una historia inconclusa

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. esto fue que francisco roldan fue unos de los gobernantes y el nasio en el mil ochosiento y cuatro

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Deja un comentario