Estás aquí
Home > General

Cristóbal Colón en Barcelona

Este artículo ha sido leído 6999 veces

2 minutos de lectura

Antes de llegar Cristóbal Colón a España ya estuvo preparando concienzudamente cómo exponer sus supuestos éxitos en su viaje de descubrimiento de las nuevas rutas hacia las Indias. Para ello empezó escribiendo cartas a sus principales patrocinadores: los Reyes Católicos, al escribano Luis de Santángel (carta) y al tesorero Gabriel Sánchez, estos dos últimos importantes cargos del reino aragonés que tuvieron gran peso a la hora de convencer a los reyes para colaborar con la expedición del almirante.

En estas cartas trató de demostrar que sus cálculos previos en su plan de descubrimiento se estaban convirtiendo en realidad y que el asunto iba por el mejor de los caminos, remarcando y dando suma importancia a hechos que en sí­ mismos fueron inesperados y viendo indicios de Asia donde no los habí­a. Gran importancia tuvo también que dichas cartas fueron distribuidas  por toda Europa siendo impresas en las imprentas más importantes.

colonenbarcelona

Fue tal el éxito de sus misivas que los Reyes Católicos, el 30 de marzo, le apremiaron a que les visitase en Barcelona, donde se encontraban atendiendo unos asuntos, en dicha carta le daban un trato de “nuestro almirante del Mar Océano y Visorrey, y gobernador de las islas que se han descubierto en las Indias”. Probablemente la recepción de los Reyes Católicos se produjo en el Palacio Real de Barcelona en el que un Cristóbal Colón sentado a la misma altura que ellos (todo un privilegio) narró su relato, mitad realidad, mitad propia fabulación, mostró los siete indios llevados a la pení­nsula y entregó los regalos de oro, perlas, extrañas labores indí­genas y los papagayos que tan celosamente habí­a guardado para ser mostrados.

Inmediatamente los Reyes Católicos pusieron en marcha la maquinaria para legitimar  los descubrimientos de las nuevas tierras: el 4 de mayo de 1493 el papa Alejandro VI firmó las bulas “Inter Caetera II y III“ en las que concedí­a a Castilla el derecho a seguir descubriendo nuevos territorios en las Indias y les entregaba los descubiertos por Colón. Poco después surgieron nuevas bulas en las que se establecieron lí­mites geográficos entre España y Portugal y fue nombrado el primer legado apostólico en el Nuevo Mundo, el oscense Fray Bernardo Boyl.

Tras todo este trasiego Colón fue inmediatamente encargado de preparar un segundo viaje con una flota mayor,  más gente y claras intenciones de fundar una primera colonia en las Indias.



Rating: 8.7. From 6 votes.
Please wait...

Comentemos este artículo:

comentarios. Selecciona la opción de

Top